Último Reportaje

El interior de los países es el gran generador de los residuos que llegan al océano, y los ríos, su principal vía de entrada. Con este punto de partida, en varias localidades del norte de la Península se está aplicando una idea que ya está haciendo valer su eficacia: la instalación de mallas de rejilla en puentes y riberas, a los piés de las barandillas, que retienen la basura de suelos, caminos y aceras impidiendo que alcance el cauce y, por tanto, el océano.

Mónica Rubio. Periodista y Bióloga.