Último Reportaje

En estas fechas es habitual ser testigos de la caída de vencejos de sus nidos, y muchas personas se dirigen con las aves rescatadas al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre más cercano, donde depositan sus frágiles ejemplares y todas sus esperanzas. Desde las instalaciones murcianas de El Valle no recomiendan la asistencia domiciliaria completa: «Prácticamente ocho o nueve de cada diez vencejos que traen particulares y han sido criados por ellos resultan irrecuperables», alegan.

Mónica Rubio. Periodista y Bióloga.