Último Reportaje

Un novedoso proyecto que no llega al lustro de vida invita a todos los vecinos a recoger los pollos caídos de estas aves para que, gracias a la intervención de voluntarios, sean reintroducidos en alguno de los nidos de las magníficas colonias que adornan la localidad. Con un 95% de eficiencia, es más cómodo y barato que la tradicional técnica de cría en Centros de Recuperación y posterior suelta. Este año, con la ola de calor, ya han superado los números del año pasado, alcanzando más de 100 crías recuperadas, y continúan.

Mónica Rubio. Periodista y Bióloga.