Hechizos del subsuelo

Las cuevas que remontó el agua

sima_higuera_13.jpg

La Región de Murcia es curiosa. Está llena de contrastes en superficie y de secretos bajo tierra. Las cuevas guardan aún muchos de ellos. Y en concreto, un tipo de caverna que se origina de abajo hacia arriba, por ascenso del agua estancada de los acuíferos. Su fuerza, su movimiento, su empuje imparable ha dado lugar a relieves abrumadores, sinuosos huecos, espaciosas salas, increíbles canales, paisajes subterráneos como surgidos de la mano de un ilustrador para adornar un cuento; parajes que embrujan. A estas cuevas se las denomina hipogénicas. Son los hechizos del subsuelo. Los que ya se conocen, y los que quedan por descubrir... y que hacen de la Región un enclave excepcional.

Las cuevas que se han popularizado, las que el grueso de la población tenemos en mente, son las que se originan por la entrada de agua de lluvia, que se infiltra en el terreno y va excavando galerías de arriba a abajo. Estas cuevas suelen mostrar una abertura en superficie o una pequeña depresión que anuncia su existencia. En algunos lugares del mundo son extraordinariamente largas, y de este tipo son, por ejemplo, las populares cuevas del Río Mundo o las de Santander. Pero las que se formaron en la Comunidad de Murcia son distintas.

Además, son minoría aquí.

montaje-agua-destapada-2_peq.pngPor contra, la cuevas que dominan nuestro subsuelo tienen un origen inverso, justo al revés: el agua presionó de abajo hacia arriba. Durante años, durante miles de años. Agua estancada y cálida, gases, burbujas restregándose melindrosas contra las paredes, deshaciendo la roca, volviendo a condensarse y hasta precipitando y cayendo de nuevo al suelo encharcado. Surgieron así espléndidas formaciones con apariencia de nubes globosas en los techos, conos que emergen del suelo, salas fastuosas adornadas con símiles de corales. Y todos los tipos de formaciones y todas las posibilidades de tipología de estas cuevas están en la Región. "Lo más singular es que estas cuevas pueden presentar estructuras diferentes en malla, en pisos, lineal..., y todas están aquí; y lo mismo ocurre con las distintas formas de sus galerías y con sus diversas formaciones: Murcia tiene una amplia representación. De manera que, una persona interesada en estas cuevas puede en uno o dos días visitar casi todas las representaciones posibles sin salir de la Región, porque en una distancia relativamente pequeña tenemos más de 200 cuevas de este tipo", subraya Andrés Ros, miembro de la Federación Murciana de Espeleología.

Estas son las llamadas cuevas hipogénicas (frente a las otras, las que se forman desde arriba, las epigénicas). En la Región las hay de diversos tamaños, algunas muy pequeñas, pero una quincena sí exhibe un desarrollo importante; y al menos dos tiene más de cinco kilómetros de longitud. Quizá en breve pueda confirmarse una tercera, que surgiría de determinar la relación física entre dos cuevas, la Cueva del Agua (a la derecha, arriba) y la Sima Destapada (a la derecha, abajo), de las que ya se afirma que pertenecen a la misma red, pero en las que el hecho de hallarse bajo el agua complica su investigación, relata Ros. A su vez, no suelen ser muy profundas. Las más hondas alcanzan los 250 ó 300 metros de descenso.

En todo caso, comenta el también técnico deportivo en Espeleología que "es una suerte que aquí tengamos tantos acuíferos y que los podamos visitar". Son los elementos formadores de estas cuevas. En la Región, están unidos además a las aguas termales. Su cercanía puede ser un indicio de la presencia de una cueva hipogénica por descubrir. "Esperamos encontrar más cuevas de este tipo. Han aparecido cuevas hipogénicas en lugares en los que, en principio, creías que era imposible que hubiera. Exteriormente no ves nada. La pista te la dan los grandes acuíferos, como el de Calasparra, donde sólo hemos entrado a una zona muy pequeña... O en Cieza, en Los Losares, hemos intuido que existe un acuífero importantísimo, pero no hemos llegado a descubrirlo por ahora. Ya nos gustaría...", deja caer el experto.

En esto nos parecemos a territorios cercanos. Es común, aclara Ros, a lo que ocurre en gran parte del Mediterráneo, ya que las hipogénicas se engloban como cuevas de clima cálido. Así, aparecen en Italia, sur de Francia, Marruecos, Argelia..., y en nuestros alrededores en Mallorca, Valencia, aunque con características algo distintas, o en Albacete y el Sureste en general. También existen en Ucrania o en EEUU, aquí con unas dimensiones enormes. "No es un fenómeno extraño, es de hecho bastante común, pero no tan conocido", apunta Ros, que lleva más de 40 años practicando la espeleología.

montaje-higuera-5-14.png

Sima de La Higuera, hacia Monumento Natural y Patrimonio de la Humanidad

sima_higuera_16.jpgSin embargo, tenemos algo que nos diferencia. Es la Sima de La Higuera, situada en Pliego (imagen superior y el resto, salvo las indicadas específicamente). Es, por supuesto, una cueva hipogénica. Pero posee una de esas estancias que hechizan al visitante. "La Sala Paraíso reúne todas las formas (espeleotemas es el término científico) de las cuevas hipogénicas. Es muy difícil que se den las condiciones necesarias para la formación de todos ellos, y allí ocurrió", destaca el técnico, que es también coordinador de la Investigación y Regulación del Acceso a esta sima. Además, añade que "es una de las pocas cuevas de Europa en la que está toda la diversidad conocida, y con gran profusión de estos peculiares espeleotemas".

Por eso, desde  el Ayuntamiento de Pliego, la Federación, los equipos de espeleología y la Comunidad Autónoma se iniciaron los trámites para que fuera declarada Monumento Natural de la Región de Murcia, una declaración que se espera que se consiga en pocos meses, si no en este mismo febrero. Es un camino para que, en el futuro, pueda ser también declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Pero "esto es más complejo, porque primero el Gobierno español tiene que aceptarlo, luego crearse una Comisión, visitar la sima, volver a presentarlo...", sopesa, aunque confía en que a la larga se logrará.

No en vano, estas cuevas despiertan un alto interés internacional. Por ello, la página de Ros, de donde están extraídas todas las fotografías, firmadas por el propio Ros, José Luis Llamusí y el equipo del CENM-naturaleza, va a incorporar a la pagina web actual www.cuevasdemurcia.com, el nombre más internacional de Hypogenic caves of Murcia. A ver si, además de darlas a conocer a toda la Región y a nuestros vecinos más próximos, conseguimos atraer miradas más alejadas. 

Aprovechamiento turístico

cueva_del_puerto_si_ret.jpgDe hecho, el interés por las cuevas y la geología en general parece ir en aumento. Hace poco más de una semana se celebraron las I Jornadas Regionales de Turismo Científico - Geológico, organizadas por el Ayuntamiento de Pliego, "y las excursiones se cerraron la primeros días", recuerda Ros. Y es una circunstancia que bien se podría aprovechar. "Nos gustaría poder mostrar en la Región lo que son las cuevas hipogénicas, poder entrar al acuífero y ver lo que hace el agua bajo tierra, Se podría promocionar muy bien desde esta singularidad. Creemos que es el gran atractivo turístico, explicar cómo el agua subía por canales impresionantes, cómo va corroyendo la roca...", se anima el instructor.

Así, refiere cómo la Cueva del Puerto, en Calasparra (a la derecha), se ha abierto muy recientemente al turismo. Tiene unos cinco kilómetros de desarrollo y "es espectacular, una de las grandes cuevas hipogénicas de la Región", defiende. Relata cómo se pueden ver formas de galerías de todos los tipos posibles y algunas curiosidades, y añade, además, que se ha hecho una inversión muy grande. "Quizá sea la más acondicionada de la Región. Han diseñado itinerarios familiares, para ir con niños, muy fácilmente visitables, y con un guía, ya que el recorrido sería demasiado largo para ir solo", describe. Para los más interesados, dejamos aquí el enlace a la web Cueva del Puerto, (968 723 000 / 650 940 294) donde encontrar actividades, precios, horarios y toda la información práctica.

¡Réplica de la Sima de La Higuera!

Asimismo, cuenta cómo se está trabajando con el Ayuntamiento de Pliego para intentar hacer una réplica de la Sima de La Higuera, "porque es muy difícil de visitar: la entrada es un pozo de 70 metros de profundidad...", explica. Así, se construiría al menos una reproducción de la Sala Paraíso, que se instalaría en el mismo pueblo.

Eso sí, todo ello con mucho mimo, mucha atención y en su justa medida. "Por parte de la comunidad espeleológica no somos partidarios de abrir muchas cuevas. Más bien, de establecer un uso regulado. Por desgracia, las cuevas en las que se entra fácilmente, se destrozan; en la Región hay muchos ejemplos de ello", lamenta. "Pero el turismo de familia, con trabajos de acondicionamiento, y el turismo de aventura, en el que se necesita un casco y avanzas bien andando, bien arrastrándote, sin hacer ninguna intervención que estropee la cueva, eso apenas tiene inversiones y se está haciendo en otros lugares, como en las cuevas de yeso de Sorbas, en Almería. Los usuarios pagan por ello y la gente se lo pasa fantástico. Estamos en el momento de abrir al público cuevas de este tipo", concluye.

Mónica Rubio. Periodista y Bióloga.

Un par de apuntes...

Para los no iniciados, os dejamos un par de apuntes:

  Cueva: es una cavidad subterránea, más o menos extensa, a la que se entra andando.

  Sima: es una cavidad grande y muy profunda en la tierra, a la que se entra a través de un pozo.

 

Más info:

En www.cuevasdemurcia.com.

Actas de la sponencias de las I Jornadas regionales de Turismo Científico-Geológico en www.simadelahiguera.es.

issuu-cuevas-hipogenicas_peq.png...y un precioso isuu:

Coordinado por Andrés Ros, J.L. Llamusí y Juan Sánchez.

Léetelo pronto, antes del verano esperan publicar el segundo volumen.